El brasileño Neymar lideró la goleada del París Saint-Germain en el Parque de los Príncipes contra un manso Estrella Roja (6-1), dirigiendo el juego ofensivo de su equipo y con un triplete que le convierte en el máximo goleador de su país en la competición europea empatado con Kaká.

El jugador más caro del mundo abrió y cerró el marcador con dos goles de falta, se convirtió en el creador del juego de ataque y fue clave en un resultado al que también contribuyeron las otras joyas ofensivas del equipo, el uruguayo Edinson Cavani, el argentino Ángel di María y el francés Kylian Mbappé.

Si la goleada no sirve para acallar las dudas que surgieron en el equipo tras la derrota sufrida en la primera jornada contra el Liverpool en Anfield, a causa de la poca entidad de los serbios, sí que posiciona al equipo francés en el grupo C y vuelve a demostrar que si no se le maniata, es un adversario de talla.

EFE